|Devocional de Jóvenes| Más que un maestro de latin | 15 de septiembre | AD7Devocional |#SoyAd7|#LecturaAD7|Devoción Matutina 2020| Una Nueva Versión de Ti 2.0

“¡Bendito sea quien ve a otros con bondad y comparte su pan con el indigente!” (Proverbios 22:9).

Juan Calvino (1509-1564) fue uno de los grandes pilares de la Reforma protestante, cuyo pensamiento trascendió el mundo de la religión. Sus interpretaciones de la Biblia impactaron a la incipiente sociedad moderna y le dieron un sentido actual a la lectura de las Escrituras.

El joven Calvino era un buen alumno en la escuela. Pero eso no bastaba para preparar a una mente que enfrentaría los grandes desafíos intelectuales que le esperaban. Especialmente, tenía serias dificultades con el aprendizaje del latín, cuyas reglas no lograba comprender. En más de una ocasión se sintió frustrado por no entender lo que el maestro explicaba. Sin embargo, su maestro era un hombre con un corazón lleno de bondad y tenía un sentido muy claro de los propósitos de su enseñanza. Mathurin Cordier representaba lo mejor de la pedagogía humansta francesa y estaba empeñado en que sus alumnos aprendieran lo que les enseñaba.

Así que cuando percibió que el joven Calvino estaba sufriendo con el latín, de buena gana y con mucha paciencia condescendió para enseñarle los rudimentos del lenguaje, un acto que él recordaría como una bondad singular de parte de Dios.

En su obra, A Little Book for the Amendment of Corrupt Phrases in Our Speech [Un librito sobre la corrección de frases corruptas en nuestro lenguaje] (París, 1530), Mathurin Cordier ofreció un resumen de sus principios pedagógicos: “Hay dos razones para que yo haya emprendido esta obra: primero, para que toda persona ilustrada pueda ser atraída a escribir mejor, y después, para que toda persona ilustrada puda ser atraída a escribir mejor, y después, para que los jóvenes no solo sean motivados a estudiar latín, sino estimulados a seguir una vida noble […] Ya que si no hay piedad, ¿qué provecho hay en las letras?” ¡Vaya maestro! Este monstruo de la enseñanza usaba el latín -una materia nada sencilla de aprender- para ganar el corazón de sus alumnos y motivarlos a vivir vidas nobles. ¡Eso es enseñar! Sabía que la huella que un maestro deja en la vida de un alumno perdura el resto de su existencia; que un maestro apasionado con el saber puede conducir a un joven a entusiasmarse con la materia más complicada del curso; que algunas de las directrices más relevantes de la vida se establecen en las aulas.

La reciprocidad del estudio y la fe inculcada al joven Calvino en París llegó a ser el patrón a lo largo de su vida y produjo uno de los grandes pensadores de la historia del cristianismo.

Hoy pide al Señor que te ayude a hacer algo más por quienes necesitan tu ayuda. Sé bondadoso.

Busca en Facebook el texto de la matutina: https://www.facebook.com/AD7Devocional/

Busca en Instagram el post de la matutina y el versículo diario: https://www.instagram.com/AD7Devocional/

SUSCRIBETE a YouTube, Comparte y Ve nuestros Videos: https://www.youtube.com/channel/UCot9rOunat0CF2sg3DAf98Q?view_as=subscriber

Le damos las gracias a Dios por los videos publicados, todo sea para Su honra y gloria!

Musica de videos y podcast: Benson

Y Gracias a Ti por vernos, un abrazo AD7… Hasta la próxima

Devocional de Jóvenes 2020: Una Nueva Versión de Ti 2.0 – Autor: Alejandro Medina Villarreal

DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2020

Lecturas devocionales para Jóvenes 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: