|Devocional de Jóvenes| Enseñar a triunfar | 27 de septiembre | AD7Devocional |#SoyAd7|#LecturaAD7|Devoción Matutina 2020| Una Nueva Versión de Ti 2.0

“Herencia de los inexpertos es la necedad; corona de los prudentes, el conocimiento” (Proverbios 14:18, NVI).

Llegó al colegio en medio de una enorme indiferencia de parte de los estudiantes. Su apariencia era de lo más irrelevante, además, no parecía muy dotado para ser el nuevo maestro de educación física: era bajito, reservado y sin grandes músculos. Hasta ese momento, el equipo de baloncesto de la escuela nunca había ganado nada. Pero aquel hombre tomó en serio su papel y se dedicó a observar a los niños que jugábamos durante el recreo. Al final, hizo la selección de jugadores y convocó entrenamientos. Los niños lo miramos perplejos. ¿Entrenamiento? ¿Qué se proponía este hombre? Y ahí estábamos, entrenando tres días por semana y sometidos a una rigurosa disciplina. Un día, el profesor llegó con unas enormes cajas y nos dijos: “La próxima semana se inicia el campeonato infantil de baloncesto y vamos a ganarlo; aquí están vuestros uniformes”. Recibir aquella sencilla camiseta fue algo sumamente significativo para nosotros.

Hasta ese momento, nadie nos había dicho que podíamos ganar un campeonato. Ese hombre creyó que podíamos triunfar y se esforzó por convencernos de ello. Aprovechaba cualquier momento para animarnos a realizar nunestro mayor esfuerzo y decirnos que éramos los mejores. Fue así como, con el paso de las semanas, empezamos a ganar los partidos y supimos que el maestro tenía razón: ¡Podíamos ser campeones! Y así fue. Era la primera vez que algunos niños sabían lo que era disfrutar una victoria. En el colegio nos llenaron de elogios. Después, algunos de los jugadores de aquel entreñable equipo fuimos a varios olimpiadas infantiles representando a nuestras regiones. Lo interesante fue que, a partir de aquel año, en el colegio se desarrolló una fiebre por el baloncesto que favoreció importantes logros en este deporte a las futuras generaciones. Pero nada de esto habría sido posible sin la influencia de aquel maestro que cambió el rumbo de muchas vidas.

Elena de White dice al respecto: “Cuando cada maestro se olvide de sí mismo, y sienta profundo interés por el éxito y la prosperidad de sus alumnos, comprendiendo que son propiedad de Dios, y que él deberá dar cuenta de su influencia sobre sus mentes y caracteres, entonces tendremos una escuela en la cual los ángeles se deleitarán en estar. Jesús mirará con aprobación la obra de los maestros, y enviará su gracia al corazón de los estudiantes” (Consejos para los maestros, p. 91).

Todos podemos enseñar a otros a ser mejores personas. Pide a Dios que te ayude a ser una buena influencia para los demás.

Busca en Facebook el texto de la matutina: https://www.facebook.com/AD7Devocional/

Busca en Instagram el post de la matutina y el versículo diario: https://www.instagram.com/AD7Devocional/

SUSCRIBETE a YouTube, Comparte y Ve nuestros Videos: https://www.youtube.com/channel/UCot9rOunat0CF2sg3DAf98Q?view_as=subscriber

Le damos las gracias a Dios por los videos publicados, todo sea para Su honra y gloria!

Musica de videos y podcast: Benson

Y Gracias a Ti por vernos, un abrazo AD7… Hasta la próxima

Devocional de Jóvenes 2020: Una Nueva Versión de Ti 2.0 – Autor: Alejandro Medina Villarreal

DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2020

Lecturas devocionales para Jóvenes 2020

A %d blogueros les gusta esto: