|Devocional Jóvenes| Adoración | 20 de diciembre|AD7Devocional|#SoyAd7|#LecturaAD7|Devoción Matutina|Volando Alto|Una Nueva Versión de Ti 2020

Gloria a Dios en las alturas. Lucas 2:14.

En dos días atravesé once ríos y recorrí más de mil kilómetros. Dormité en una terminal de autobuses y vagué en busca de familiares en una gran ciudad. Cuando intenté comprar un boleto para seguir mi viaje ya no había, pero Dios me condujo hacia un viajero que deseaba cancelar su viaje, y a cambio de dos libros y unos pesos me dio su boleto. Sobreviví con solo una fruta, un plato de sopa y una pieza de pan.

Cuando llegué al hogar había recorrido cuatro estados y gran parte del oriente mexicano, desde Montemorelos, Nuevo León, hasta Loma Bonita, Oaxaca, con un objetivo: estar con mi familia en Navidad.

Cuando dejé la universidad no pesé los riesgos de cruzar medio país casi sin alimento y sin dinero. Ahora estaba allí, en el último autobús, aspirando la brisa del mar de Veracruz, a menos de una hora de viaje. Tal vez mamá tendrá buñuelos y un panal de miel sobre la mesa; tal vez haya puesto un nacimiento al pie del árbol de Navidad — pensaba mientras el autobús se deslizaba sobre el camino bordeado de cañaverales y cocoteros. Me arrellané en mi asiento y pensé en el “nacimiento”. Tal vez mi mamá había escenificado la epifanía con miniaturas en yeso. Recordé a los primeros peregrinos, los que fueron a Belén y no tuvieron posada.

El autobús dejó la carretera nacional y enfiló hacia la ciudad. La manio­bra me volvió a la realidad. Esto no es Belén. No es el año 753 de Roma —me dije—. Es 1980, es México.

Me bajé en la calle Alcalá y me encaminé hacia la última casa. Con el corazón acelerado me acerqué al hogar. Hurgué en mi bolsillo. Me quedaban cuarenta pesos. Antes de llamar, atisbé por el ventanal. Vi el árbol navideño adornado con luces multicolores. Permanecí allí por un instante en silencioso acto de adoración. Las luces en el árbol proseguían su rutina de fulgores. Cada titilar me recordaba a “la luz del mundo” (Juan 8:12), al Bebé del establo cuya vida y obra se sintetiza en las palabras: “Lux lucit in tenebris” [La luz en las tinieblas resplandece] (Juan 1:5).

Esa luz me iluminó el alma al llamar a la puerta del hogar, y fulguró en el rostro de mi padre al estrecharme en sus brazos, y en los ojos de mi madre al besarme.

Busca en Facebook el texto de la matutina: https://www.facebook.com/AD7Devocional/

Busca en Instagram el post de la matutina y el versículo diario: https://www.instagram.com/AD7Devocional/

SUSCRIBETE a YouTube, Comparte y Ve nuestros Videos: https://www.youtube.com/channel/UCot9rOunat0CF2sg3DAf98Q?view_as=subscriber

Le damos las gracias a Dios por los videos publicados, todo sea para Su honra y gloria
Le damos las gracias a Conpaz Compuesto por prestarnos su música
El tema utilizado fue: Llamo a Tu Corazón (Playback)
Link: https://youtu.be/Nk6N6RSUn1s
Le damos las gracias a Matheus Rizzo que igual presto su música
Link: https://www.youtube.com/user/rizzomc

Devocional: Volando Alto – Autor: Alfredo Campechano

Devocional de Jóvenes 2020: Una Nueva Versión de Ti 2.0 – Autor: Alejandro Medina Villarreal

Y Gracias a Ti por vernos, un abrazo AD7… Hasta mañana en un próximo matinal.

A %d blogueros les gusta esto: